¿Por qué la escuela es hoy más necesaria que nunca?

domingo, 27 de agosto de 2017
"Necesitamos una escuela que sepa ofrecer la posibilidad de exprimir del modo más adecuado la propia vocación, la propia inteligencia y los propios sentimientos." Francesco Tonucci en el Prólogo del libro de Mar Romera: La familia, la primera escuela de las emociones.

Transformar la escuela para que dé respuestas efectivas y eficaces a las necesidades del mundo en el que van a vivir las personas es un reto tan apasionante y complejo como necesario. Y es que, aunque algunos lo pongan en duda, la institución escolar es hoy más importante y necesaria que nunca (para muestra lo que ha sucedido con la radicalización de los terroristas que han cometido el atentado en Barcelona).

Esta transformación se está llevando a cabo de forma muy diversa y dispar. Algunos proponen la aplicación de metodologías inductivas, otros dar más importancia a aspectos emocionales o tener más en cuentas las aportaciones de la neurodidáctica... No hay consenso sobre cómo transformar la educación que ofrecemos en nuestras escuelas, pero sí que lo hay en que es necesario hacerlo... y con urgencia.

La escuela del siglo XX tenía como propósito principal la alfabetización de la población, garantizar a todo el mundo el acceso al conocimiento básico. La escuela del siglo XXI debe ir más allá y preparar al conjunto de la sociedad para aprender a lo largo de toda la vida. Hoy en día no tiene ningún sentido creer que al conseguir un título o un diploma académico ya podemos dejar de aprender y empezar a trabajar. ¡No podemos dejar de aprender nunca!

Tampoco se trata de que la escuela deje de enseñar "contenidos" para enseñar a dominar las "emociones". No se trata de enfrentar contenidos versus emociones, sino de que se complementen y se refuercen mutuamente. La escuela no solo debe preocuparse sobre qué enseñar sino también sobre cómo enseñarlo.

La transformación de la escuela pasa también por la incorporación de las TIC aprovechando todas las posibilidades didácticas que ofrecen. Google (Internet) no proporciona "saber" sino "información". Para que esta información se convierta en conocimiento tiene que ser procesada, analizada, comparada, valorada, evaluada... y esto debe ser enseñado en la escuela.

Hoy más que nunca necesitamos a la escuela, pero como nos propone Tonucci en la cita inicial del post (por cierto, recomiendo la lectura del libro de Mar Romera), una escuela más inclusiva, más personalizada, que dote a todas las personas de las herramientas (conocimientos, destrezas, habilidades...) que les permitan tener una vida plena. Una escuela del siglo XXI para el siglo XXI.

1 comentario:

  1. Hola Salva:

    Me siento muy identificado con esta publicación, la personalización de la educación y la preparaciones del individuo para desempeñar tareas en el futuro desconocidas hoy es fundamental.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir