Educar es conectar mentes y conectar corazones

domingo, 17 de junio de 2018
"La tendencia a tratar el aprendizaje como una actividad individual se ve reforzada por la cultura competitiva de continuos exámenes." Ken Robinson



A veces tengo a sensación de ir contracorriente. En un tiempo donde todo sucede a velocidad de vértigo, donde todo es inmediato, donde se buscan soluciones "mágicas" y recetas metodológicas que prometen arreglar todos los males de la educación, a mi me da por mantener un blog donde reflexionar sobre todos estos temas... y parece que eso ya no se lleva, que no está de moda.

A pesar de ello, me reafirmo: hoy es más necesario que nunca reflexionar sobre la educación. Y es que lo que estamos viviendo en nuestros centros centros educativos, en particular, y en la sociedad, en general, es tan apasionante como peligroso.

Desde que las neurociencias nos han permitido entender que nuestras habilidades personales pueden desarrollarse a lo largo de toda la vida, a la educación formal se han abierto un abanico de posibilidades que, aunque conocidas desde hace mucho tiempo, no se daban las condiciones adecuadas para su implementación en la realidad de nuestras escuelas. Lo que nos propusieron hace muchos años pedagogos como Montessori, Freinet, Dewey, Decroly y otro muchos, hoy puede ser al fin realidad en nuestros centros educativos.

Dice José Antonio Marina que el talento no está antes, sino después de la educación. Eso supone que no solo podemos y debemos aprender ciencias, matemáticas o literatura, sino que también podemos y debemos aprender capacidades como la creatividad, el emprendimiento, el agradecimiento, la perseverancia o la resiliencia. A pesar de ello seguimos enseñando y evaluando como si el aprendizaje solo pudiera alcanzarse de forma individual, memorística, repetitiva y competitiva.

Sin duda el aprendizaje necesita de la memoria, pero aprender no es memorizar. Aprender es conectar, relacionar, comparar, analizar, intercambiar y colaborar. Para aprender es necesario conectar mentes y conectar corazones, compartir conocimiento y compartir emociones. Para aprender es necesario conectar ideas y hechos, saberes y valores, conceptos y sentimientos.

La escuela no es un simulacro de la vida, la escuela es la vida... y, en ella, los alumnos y las alumnas deben adquirir y manejar los conocimientos, las habilidades, las destrezas y las capacidades que necesitan para dar respuesta a los retos, desafíos y necesidades que les plantea la vida.

El "docente instructor", aquel que enseña exclusivamente conceptos y datos de una materia o asignatura, es una reliquia del pasado. Pero, el "docente emocional", el que solo trabaja lo emocional, lo sentimental, el ser, es una falacia bienintencionada del presente. Todo docente debe ser a la vez "instructor" y "emocional" porque como dice el maestro Francisco Mora solo se aprende lo que se ama.

La educación del siglo XXI debe hacer personas más competentes que competitivas, más colaboradoras que individualistas, más críticas que sumisas, más autónomas que dependientes y eso solo se consigue si conectamos mentes y conectamos corazones.

3 comentarios:

  1. Enhorabuena como siempre Salva, sin embargo quisiera comentar dos cosas. Por una parte difiero de Marina, no creo que el talento esté después de la educación, otra cosa es que la educación nos ayude a descubrir nuevos talentos o desarrollar bien aquellos inatos. Por otro lado creo que la inteligencia emocional es tan importante como peligrosa, es decir, no por leer un par de libros sobre inteligencia emocional o neurociencia somos expertos, aquí también tenemos la responsabilidad de ir con pies de plomo, pero entiendo que te refieres a echarle todas las ganas y empatizar con el alumno y en eso estoy 100 % de acuerdo contigo. Un abrazo Salva!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado esta entrada. Muchas gracias. El último párrafo resume perfectamente lo que yo también opino. Lo que me da la sensación es que estamos dando una de vueltas terrible a algo que no me parece tan original: educar mente y corazón. Yo, que soy escolapio laico y que conozco un poquito a Calasanz, el fundador de la escuela popular allá por el año 1610, voy actualizando cada vez más su lema: "Piedad y letras", que tiene diferentes lecturas pero que, sin duda, esta es una de ellas: mente y corazón, ciencia y fe, conocimiento y experiencia, etc. Seguimos en el barco, remando. Un abrazo y gracias por seguir compartiendo reflexión.

    Santi - www.santicasanova.com

    ResponderEliminar
  3. Es muy importante esta entrada y necesaria tomar en cuenta en cuanto a educación. El arte tiene una gran importancia en la educación, transmite o expresa ideas, emociones. Gabino Amaya Cacho,entre otros grandes pintores, está destacando actualmente con su nueva colección: puntillismo abstracto figurativo. https://youtu.be/RrTMaLpPBrY

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir