Necesitamos una escuela emocionante y emocional

domingo, 22 de octubre de 2017
Ayer, sábado 21 de octubre, tuve el privilegio de participar en el Odite Working Day (#odite) y compartir conocimientos, experiencias y opiniones con un buen número de docentes. Hice una presentación en formato Pecha Kucha y dinamice una sesión de cocreación para elaborar material de educación emocional. Lo que viene a continuación son algunas reflexiones que me planteo sobre este tema.


Una escuela basada en el miedo (a la mala nota, al castigo, al fracaso, a la decepción…) no puede generar el clima adecuado para el aprendizaje.

En cambio, una escuela basada en el placer por el aprendizaje y la curiosidad innata de los alumnos y alumnas puede sentar las bases para que estos puedan aprender de forma autónoma a lo largo de toda su vida.

Y es que es una realidad evidente (aunque algunos se empeñen en negarla) que los alumnos y alumnas que son emocionalmente inteligentes y, consecuentemente, socialmente competentes no solo se sienten mejor consigo mismo y con los demás, sino que también incrementan su rendimiento en lo referente a la adquisición de los conocimientos propios de las diferentes asignaturas que marca el currículo.

Por este motivo, me parece una banalidad plantear la existencia de una contraposición entre contenidos y emociones. Ambos son igualmente importantes y se complementan y refuerzan. No es por casualidad que cognición y emoción se encuentran en la misma área de nuestro cerebro.

Para que construir una escuela que se sustente en la emoción y en lo emocional, hay cinco grupos de competencias socio-emocionales que deben estar siempre presente en nuestras aulas:

1. Autoconciencia
2. Autogestión
3. Conciencia social
4. Habilidades de relación
5. Toma de decisiones

Trabajar estas competencias (junto con un alto nivel de exigencia en cuanto al nivel de los contenidos que se trabajan en clase) nos ha de permitir la mejora de los resultados académicos de nuestros alumnos y alumnas, y aumentar de forma considerable sus posibilidades de éxito futuro en la vida y en el ámbito laboral. También ha de producir una mejora en la convivencia (¡qué falta que hace estos días!) al saber gestionar nuestras emociones y al aceptar y entender las de los demás.

Educación y Big Data: datos, datos, datos...

domingo, 15 de octubre de 2017
Crédito: Jeremy Keith.
"Los datos son la nueva ciencia. El Big Data son las respuestas." Pat Gelsinger

Dicen que cada minuto se generan en todo el mundo 1.700 billones de bytes en datos (lo que equivale a unos 360.000 DVD), aunque es posible que cuando leas esto esta cifra sea aún mayor, pues no para de aumentar y aumentar.

En el mundo digital en el que nos ha tocado vivir, los datos tiene un enorme valor (impensable hace tan solo unas décadas) ya que permiten conocer nuestros hábitos, gustos, costumbres, opiniones, creencias... De hecho, muchos creen que las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Google+...) son gratuitas, pero no lo son. Las pagamos con nuestros datos personales, nuestros clics, nuestros Me gusta, las páginas que visitamos, las compras que hacemos...

El mundo de la educación no está al margen de todo esto. El Big Data, las analíticas de aprendizaje... están emergiendo como una tendencia imparable.

En mi opinión, el acto de educar siempre se ha basado y se basará en el análisis de datos. El docente, sea de forma consciente o inconsciente, está constantemente analizando los datos que recibe de cada uno de sus alumnos. Es una especie de sucedáneo de lo que en realidad es el Big Data, ya que la tecnología facilita el procesamiento y el análisis de estos datos a límites inimaginables hace unos años.

El análisis de los datos que permiten recoger y analizar el E-learning nos puede proporcionar una información básica para mejorar los procesos de enseñanza/aprendizaje, en 4 niveles distintos:
Descriptivo: Qué es lo que ha ocurrido.
Diagnóstico: Entender por qué ha ocurrido.
Predictivo: Anticipar qué puede suceder.
Prescriptivo: Cómo se puede mejorar.

Todo esto puede facilitar lo que creo que es una de las claves para que la educación que ofrecemos a nuestros alumnos y alumnas sea inclusiva: proponer itinerarios de aprendizaje personalizados.

A pesar de que creo que el Big Data puede ayudar a mejorar la calidad de la educación, no debemos olvidar nunca que nuestros alumnos y alumnas no son solo datos, son seres humanos con sus circunstancias: emociones, sentimientos, inquietudes, problemas... que deben tenerse en cuenta. Por este motivo, la tecnología nunca podrá sustituir al docente.

¿Qué opinión te merece a ti la inclusión del Big Data en la escuela?
LEER MÁS...

10 claves para entender la educación del presente

domingo, 1 de octubre de 2017
¿Dónde está la Educación ? ¿Hacia dónde va?
"Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos (...)." Pablo Neruda

Hace unos días se celebró el I Congreso Internacional de Innovación Educativa del Gobierno de Aragón donde participaron una 1400 personas y expertos de la talla de Richard Gerver, David Johnson, María Acaso y César Bona.

En él se establecieron como conclusión 10 claves sobre el momento actual de la innovación educativa y su futuro, que me gustaría compartir con vosotros y comentar una a una, para expresar mi forma de entender la educación:

1. La innovación educativa trata de mejorar el sistema, no lo transforma, y es la vía para lograr el cambio real en el aula.

Innovar es un elemento esencial en la tarea docente. Innovar significa buscar la forma de mejorar los recursos existentes o de encontrar respuestas a nuevas necesidades. Por ello estoy convencido de que la innovación no es una opción sino una obligación. No se puede educar siempre de la misma forma ni con los mismos recursos.

2. El alumno está en el centro de este sistema, en el que docentes y familia tienen que trabajar juntos.

Los sistemas educativos solo tienen sentido si están pensados para que los alumnos sean el centro del sistema. Los alumnos del presente son los ciudadanos del futuro. La coordinación entre familia y escuela es una de las necesidades más importantes del sistema educativo actual. Hoy existe una disonancia evidente entre los objetivos educativos de las familias y el de las escuelas.

3. La tecnología forma parte de la vida y no hay que dejarla fuera de las aulas, ya que es una de las principales herramientas de aprendizaje, pero nunca puede sustituir al profesor.

El sentido común es la clave para la incorporación de la tecnología en las aulas. Debe emplearse siempre con el objetivo de mejorar los procesos de enseñanza/aprendizaje. Incorporar la tecnología en las aulas no es discutible, no es una opción sino una necesidad... pero debe hacerse con criterios didácticos claros.

4. La empatía o la gestión de las emociones son tan importantes como los contenidos.

Aquí la clave es dejar de entender la educación como una dicotomía entre contenidos o emociones. Ambos son igualmente importantes y necesarios. No se trata de elegir entre lo uno o lo otro sino combinar ambos con eficacia e inteligencia.

5. La innovación no es un fin en sí mismo, debe tener la misión de desarrollar el potencial de los alumnos como seres humanos.

En ocasiones da un poco de miedo ver como algunos docentes aplican innovaciones sin la planificación ni la evaluación necesarias. La innovación sin sentido no tiene ningún valor. La educación innovadora no es la que hace las cosas de forma diferente, sino mejor.

6. El objetivo del aprendizaje cooperativo es que cada miembro del grupo sea un individuo más fuerte.

Trabajar colaborativamente es una necesidad en la sociedad actual. El objetivo es que la suma de los esfuerzos nos haga a todos mejores. Las humanos somos seres sociales y el aprendizaje también es social.

7. Las artes y el pensamiento artístico son necesarios en la estrategia educativa para afrontar las incógnitas del siglo XXI: el ser humano es creativo por naturaleza y no hay que dejar de potenciar esta cualidad.

En un momento en que se están potenciando los contenidos STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), es necesario añadir a esa ecuación la A de Arte y potenciar los contenidos STEAM. La creatividad sin conocimientos no tiene base y el conocimiento sin creatividad está abocado a la repetición.

8. Las administraciones deben estar comprometidas con la innovación educativas y el cambio metodológico.

Las administraciones deben dejar de lado los partidismos políticos y apostar por una educación basada en criterios didácticos y pedagógicos. 

9. La Educación representa la vida, por lo que en la escuela las asignaturas deben mezclarse. Los currículos deben ser flexibles e incorporar habilidades y competencias.

La enseñanza por asignaturas o materias está muy integrada en nuestras escuelas. El ABP es una opción metodológica interesante, pero debe aplicarse con criterio y con conocimiento. Puede considerarse una opción interesante combinar ABP con asignaturas, empleando parte del horario lectivo a ambas.

10. Los profesores deben ser diseñadores de experiencias de aprendizaje. Deben ser capaces de hacer que los alumnos conecten lo que se les enseña con el mundo real, con sus vidas.

Los docentes son la clave de la mejora de cualquier sistema educativo. Deben transmitir conocimiento, pero también deben dotar a sus alumnos de las herramientas que les permitan tener éxito en la vida.

Estas 10 claves nos permiten saber dónde está y hacia dónde va la educación. 
LEER MÁS...

Una escuela "ideal" para el siglo XXI

domingo, 24 de septiembre de 2017
"Solo existen dos días al año en los que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y, principalmente, vivir." Dalai Lama

A día de hoy, todavía hay personas que viven el aprendizaje como los episodios de una serie de televisión (aprovecho para comentar gratuitamente que, a veces, el mundo de la educación me recuerda un poco a Juego de tronos). Es decir, entienden el aprendizaje como un continuo en el que cada capítulo supone un paso más hacia la consecución de un conocimiento sólido y permanente.

Pero, en realidad, el aprendizaje no es ni sólido ni permanente. El aprendizaje es fluido, plural, contingente e híbrido:

-Fluido porque es cambiante.
-Plural porque no hay una única forma de hacer ni de saber.
-Contingente por puede suceder o no suceder, no es algo que puede adquirirse de forma permanente.
-Híbrido porque puede adquirirse en lugares y de formas diversas.

Esta manera de entender el aprendizaje requiere de una escuela distinta. La escuela "ideal" del siglo XXI debe ser emprendedora, innovadora y ética para poder formar personas autónomas, creativas y con espíritu crítico.

En la escuela "ideal" del siglo XXI, los alumnos y alumnas los alumnos aprenden, disfrutan, participan... ¡viven!. Es una escuela que vive el hoy (en el sentido de la cita del Dalai Lama que encabeza el post) sin perder de vista el pasado y con vocación de futuro.

La escuela "ideal" debe permitir a los alumnos y alumnas saber quiénes son y ayudarles a saber quiénes quieren llegar a ser. Para ello deben adquirir todo tipo de conocimientos, pero también destrezas, habilidades... sin perder de vista que la escuela ya no es el único lugar donde los niños y niñas pueden acceder al conocimiento.

Antes de acabar... os habréis fijado que desde el título del post he entrecomillado la palabra "ideal". Lo "ideal" siempre es una abstracción, un modelo, que solo tiene sentido cuando se adapta a las necesidades de los centros y a su contexto. Por tanto, no hay recetas infalibles y siempre tenéis que evaluar qué es aquello que os funciona, más allá de las modas.
LEER MÁS...

13 razones para trabajar la inteligencia emocional en el aula

domingo, 17 de septiembre de 2017
"Todo había sido oscuridad durante días, pero entonces hubo un pequeño rayo de luz... un rayo de luz que me hizo pensar que quizá..."

Hace un rato acabo de ver el último episodio de la serie de televisión 13 Reasons Why. Para los que no la conozcáis, en esta serie basada en una novela de Jay Asher, se narra la historia de Hannah, una estudiante que se suicida después de haber sufrido bullying en el Instituto.

Sí, lo sé, es una serie de televisión y como tal tiene sus aspectos matizables y sus puntos criticables. Pero no deja indiferente a nadie y hace visible un importante problema en escuela e institutos...

Ver esta serie me ha llevado a pensar en la importancia de trabajar de forma sistemática la inteligencia emocional en nuestros centros educativos. Y quisiera compartir 13 razones por la que es fundamental que la educación emocional sea una parte fundamental de lo que nuestros alumnos y alumnas adquieren en la escuela. Porque  "En la escuela actual, la gestión de las emociones es tan importante como la resolución de ecuaciones o conocer los elementos de la tabla periódica. Podemos olvidar las fechas exactas de los acontecimientos históricos (podemos encontrarlas con un solo clic), pero las capacidades emocionales y sociales que se aprendan en la escuela se utilizarán para toda la vida."



1. En la escuela debemos aprender a reconocer las emociones en nosotros mismos y en los demás. Todas las emociones son importantes e inevitables, por ello es tan importante saber identificarlas.

2. Reconocer las emociones es lo que nos va a permitir gestionarlas, dominarlas y controlarlas. Tener una mayor tolerancia a la frustración, lo que facilitará que no nos rindamos ante la primera dificultad que no encontramos.

3. De esta forma tendremos un mejor autoconocimiento.

4. Y una mayor empatía, lo que nos permitirá entender mejor a los demás y ponernos en su lugar. Lo que nos hará ser más asertivos.

5. Eso nos facilitará escuchar a los demás de manera activa y mejorar nuestra capacidad para expresarnos y comunicarnos con ellos.

6. Conocernos mejor a nosotros mismos aumenta nuestra autoestima. Y querernos a nosotros mismos en básico para conseguir alcanzar nuestros objetivos en la vida.

7. Una buena inteligencia emocional nos proporciona equilibrio y balance. Pensar en las consecuencias de nuestros actos o en lo que sucede cuando no hacemos lo que debemos hacer.

8. Todo lo dicho nos permite ser más flexibles, Esto facilita que podamos adaptarnos mejor a situaciones nuevas y cambiantes. Las cosas flexibles toman distintas formas sin romperse... y eso es fundamental para tener éxito en la vida.

9. Desarrollar la inteligencia emocional nos permite mejorar nuestras tomas de decisiones. Y la vida no es más que una sucesión sin fin de toma de decisiones.

10. Todo ello nos hará más resilientes. Todos podemos caer, fallar o equivocarnos (de hecho, esto es inevitable) pero es necesario tener la capacidad de levantarnos y volverlo a intentar tantas veces como sea necesario.

11. Si identificamos y controlamos nuestras emociones seremos más perseverantes y entusiastas en la resolución de los retos antes lo que la vida nos pondrá a prueba.

12. Ser inteligentes emocionalmente nos permitirá reducir los conflictos. Y en el caso de que sucedan afrontarlos.

13. Esto facilitará que podamos acabar con una de las lacras de nuestras escuelas: el acoso o bullying.

Estas son 13 razones por las que es tan importante aprender ciencias, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (STEAM) en nuestros centros educativos como la inteligencia emocional que nos permita gestionar de forma adecuada estos conocimientos.
LEER MÁS...

Educar en la virtualidad

domingo, 10 de septiembre de 2017
"El modo en que nos pensamos a nosotros mismos en tanto que personas está históricamente entremezclado con el modo en que pensamos en las tecnologías." (Osborne y Rose) en Loveless y Williamson; Nuevas Identidades de aprendizaje en la era digital. Editorial Narcea

Vivimos en un mundo extraño, donde lo real y lo virtual se confunden y entremezclan conformando una nueva forma de vivir. Tomamos café descafeinado, bebemos leche sin lactosa y comemos dulces sin azúcar... y lo que es más extraño aún educamos a nuestros hijos y alumnos con un sucedáneo de enseñanza sin aprendizaje (donde lo importante es aprobar y no aprender).

Actualmente, nuestra forma de entender la realidad, los símiles y metáforas que usamos para explicar el mundo, son del ámbito digital. Por eso decimos que debemos actualizarnos y aprender y desaprender durante toda la vida, que debemos cambiar de chip, que la mejor forma de aprender es en red, que todo es efímero, fugaz, cambiante... Y eso es totalmente aplicable al ámbito de la educación.

Queramos o no nuestra forma de enseñar está basada en la virtualidad, por "lo digital" es nuestra forma de explicar y entender el mundo. Lo virtual no es lo opuesto a lo real, sino que se complementan. Da igual sí usamos o no las TIC en el aula, da igual si damos más importancia a las disciplinas académicas que al aprendizaje más global... todos educamos en la virtualidad.

Eso está provocando ciertas incongruencias en nuestra forma de educar. Es muy difícil cuestionar aquello que está muy arraigado en nuestra forma de enseñar, por eso muchos sienten pavor a una escuela sin exámenes, a trabajar valores además de contenidos, a entender al docente como guía y no como transmisor directo del conocimiento... Por ese motivo, cuanto antes aceptemos todos que la tecnología condiciona nuestra visión del mundo, antes podremos aceptar que debemos cambiar nuestra forma de educar.

Nuestra labor como educadores es mucho más fácil con alumnos motivados, curiosos, comprometidos e interesado... creo que eso nadie lo discutiría. Para eso es necesario que entendamos cuál es la realidad en la que viven, qué es lo que les mueve a actuar, cuáles son sus sueños. Y todo eso está condicionado por lo digital, por lo virtual.

Por todo lo dicho, ahora que empieza el curso, os pido que no os conforméis con hacer lo de siempre, os pido que asumáis riesgos, que probéis cosas nuevas, que seáis creativos y hábiles en la resolución de los problemas que sin duda se os plantearán a lo largo de este curso. Pero sobre todo y cómo dice la famosa canción de Alaska: ¿A quién le importa cómo lo haga? No te dejes seducir por cantos de sirena y ten siempre presente que lo importante es que tus alumnos y alumnas aprendan.
LEER MÁS...

Las 4 T para educar: tiempo, templanza, ternura y trabajo

domingo, 3 de septiembre de 2017
La educación no consiste solo en transmitir información, aunque algunos se empeñen en asegurar lo contrario. La escuela sirve para aprender matemáticas, ciencias, lengua ¡por supuesto!... pero la educación que ofrecemos en nuestras escuelas debe servir también para responder a estas preguntas:

- ¿Quién soy?
Lo que los alumnos y alumnas aprenden en el colegio debe ayudarles a conocerse, es decir, ser conscientes de sus fortalezas y sus debilidades, de sus posibilidades y sus límites. Debe servir para que tengan confianza, para que persigan sus sueños, su vocación. La escuela debe ayudar a los alumnos y alumnas a ser más perseverantes, más resilientes, más meticulosos.

- ¿Dónde estoy?
La escuela debe preparar para el presente. Debe ayudar a los alumnos y alumnas a ser capaces de participar activamente de la escuela, de la familia, de los amigos. Debe dotarles de las habilidades y destrezas que les permitan disfrutar de la infancia con plenitud.

- ¿Adónde voy?
También debe prepararles para ser capaces de afrontar la incertidumbre del futuro. Debe dotarles de las herramientas que les permitan aprender a lo largo de toda la vida, adaptarse a los cambios y salir con éxito de los desafíos a los que deberán enfrentarse.

Para que la educación sea capaz de dar respuesta a estas tres preguntas necesita de las 4 T: tiempo, templanza, ternura y trabajo.

Tiempo. "Todo va demasiado deprisa en la educación actual, seguramente contagiada por el ritmo frenético de la vida misma. Queremos saber un poco de muchas cosas, por lo que pasamos por ellas de forma superficial y ligera." La educación necesita pausa, momentos de calma, espacios de reflexión. El tiempo es uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros alumnos y alumnas.

Templanza. No es habitual pedir moderación en la educación que ofrecemos en nuestras escuelas... pero es muy necesario. Moderación en la cantidad de contenidos curriculares que son de obligado cumplimiento, moderación en los "inventos" metodológicos que se aplican sin un análisis y una evaluación previa...

Ternura. Mostrar afecto, interés y preocupación por las necesidades de los alumnos y alumnas es otro aspecto fundamental en la educación escolar. Con ternura, la letra entra.

Trabajo. Olvidamos muy a menudo que sin esfuerzo no hay aprendizaje. Pero trabajar para aprender no es sinónimo de sacrificio y dolor, el esfuerzo puede y debe ser gozoso. Un alumno motivado (como cualquier persona, en cualquier aspecto de la vida) es capaz de trabajar sin descanso y sin ningún tipo de queja.

Aplica estas 4 T y comprobarás su eficacia.
LEER MÁS...
Con la tecnología de Blogger.
Subir