Educar es conectar mentes y conectar corazones

domingo, 17 de junio de 2018
"La tendencia a tratar el aprendizaje como una actividad individual se ve reforzada por la cultura competitiva de continuos exámenes." Ken Robinson



A veces tengo a sensación de ir contracorriente. En un tiempo donde todo sucede a velocidad de vértigo, donde todo es inmediato, donde se buscan soluciones "mágicas" y recetas metodológicas que prometen arreglar todos los males de la educación, a mi me da por mantener un blog donde reflexionar sobre todos estos temas... y parece que eso ya no se lleva, que no está de moda.

A pesar de ello, me reafirmo: hoy es más necesario que nunca reflexionar sobre la educación. Y es que lo que estamos viviendo en nuestros centros centros educativos, en particular, y en la sociedad, en general, es tan apasionante como peligroso.

Desde que las neurociencias nos han permitido entender que nuestras habilidades personales pueden desarrollarse a lo largo de toda la vida, a la educación formal se han abierto un abanico de posibilidades que, aunque conocidas desde hace mucho tiempo, no se daban las condiciones adecuadas para su implementación en la realidad de nuestras escuelas. Lo que nos propusieron hace muchos años pedagogos como Montessori, Freinet, Dewey, Decroly y otro muchos, hoy puede ser al fin realidad en nuestros centros educativos.

Dice José Antonio Marina que el talento no está antes, sino después de la educación. Eso supone que no solo podemos y debemos aprender ciencias, matemáticas o literatura, sino que también podemos y debemos aprender capacidades como la creatividad, el emprendimiento, el agradecimiento, la perseverancia o la resiliencia. A pesar de ello seguimos enseñando y evaluando como si el aprendizaje solo pudiera alcanzarse de forma individual, memorísticas, repetitiva y competitiva.

Sin duda el aprendizaje necesita de la memoria, pero aprender no es memorizar. Aprender es conectar, relacionar, comparar, analizar, intercambiar y colaborar. Para aprender es necesario conectar mentes y conectar corazones, compartir conocimiento y compartir emociones. Para aprender es necesario conectar ideas y hechos, saberes y valores, conceptos y sentimientos.

La vida no es un simulacro de la vida, la escuela es la vida... y, en ella, los alumnos y las alumnas deben adquirir y manejar los conocimientos, las habilidades, las destrezas y las capacidades que necesitan para dar respuesta a los retos, desafíos y necesidades que les plantea la vida.

El "docente instructor", aquel que enseña exclusivamente conceptos y datos de una materia o asignatura, es una reliquia del pasado. Pero, el "docente emocional", el que solo trabaja lo emocional, lo sentimental, el ser, es una falacia bienintencionada del presente. Todo docente debe ser a la vez "instructor" y "emocional" porque como dice el maestro Francisco Mora solo se aprende lo que se ama.

La educación del siglo XXI debe hacer personas más competentes que competitivas, más colaboradoras que individualistas, más críticas que sumisas, más autónomas que dependientes y eso solo se consigue si conectamos mente y conectamos corazones.

¿Puede un algoritmo educar a un niño?

domingo, 10 de junio de 2018
"Los megamillonarios de Silicon Valley saben perfectamente que es mucho mejor que sus hijos tengan una enseñanza personalizada a que sean instruidos por los algoritmos de los ordenadores. Pero es inexacto decir que apartan a sus hijos de la tecnología, pues cuando terminan las clases la utilizan en su casa." Linda Castañeda

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? es el título del libro en el que se está inspirada la película de culto Blade Runner. ¿Serán las generaciones futuras educadas por robots mediante complejos algoritmos?, podría ser el título de una reflexión sobre el futuro inmediato de la educación.

Uno de los grandes retos a los que va a enfrentarse la educación en los próximos años, como otros muchos aspectos de nuestro mundo, es la "robotización" de los procesos de enseñanza/aprendizaje. De hecho, el proceso ya ha comenzado. Se están empezando a proponer soluciones tecnológicas simples (y de bajo coste) a complejos problemas y situaciones educativas. Se pretende que un algoritmo marque el camino de aprendizaje personalizado para cada uno de los estudiantes. Se piensa erróneamente que un buen algoritmo es mejor que un mal profesor... pero deberíamos tener claro que ese es el peor error que se puede cometer para que la educación del futuro sea de calidad.

Un algoritmo nunca podrá sustituir a un docente, como mucho podrá ayudarle, facilitar su tarea. Pero esto es así siempre y cuando entendamos de una vez por todas que en las escuelas los alumnos van para mucho más que para aprender contenidos de las distintas áreas curriculares o asignaturas, allí los alumnos y las alumnas deben aprender todos aquellos contenidos, todas aquellas destrezas y habilidades que les permitan tener éxito en la vida.

Con un algoritmo se puede instruir, pero no educar. Como dice Catherine L'Ecuyer: 
"La dificultad de educar, y también paradójicamente el éxito en hacerlo, reside precisamente en eso: en la capacidad de discernir entre lo que reclama el niño y lo que reclama su naturaleza, que no siempre coinciden. Eso no lo puede hacer un manual de crianza escrito por personas que no conocen a nuestros hijos, no lo puede hacer una aplicación informática, por muy sofisticados que sean sus algoritmos, ni nos lo pueden resolver consejos, por muy bienintencionados que sean, y menos si son oportunistas y seudocientíficos."

La tecnología está facilitando y facilitará, sin ninguna duda, los procesos de enseñanza/aprendizaje. Pero, en educación, el factor humano es indispensable e insustituible. El mundo actual es digital, nuestros hijos y alumnos usan la tecnología para su vida cotidiana e incluso algunos piensan que los robots nos sustituirán en muchas de las tareas que no necesitan de la creatividad y la intuición de los humanos... y la docencia es una de estas tareas.
LEER MÁS...

Aquí no sobra nadie: Decálogo para una escuela inclusiva

domingo, 3 de junio de 2018
"No hay calidad sin equidad. No hay equidad sin atención a la diversidad. No hay buena atención a la diversidad sin concepciones y actitudes presididas por el sentido de inclusión." Miguel Ángel Santos Guerra

Todos somos iguales y todos somos distintos. Iguales en derechos y deberes, en oportunidades; todos somos distintos en intereses y talentos. Por ello, la verdadera revolución, la transformación radical que debe producirse en el mundo de la educación es que la escuela debe dejar de ser selectiva y debe pasar a ser inclusiva.

Creo sinceramente que el mundo es mejor cuando compartimos, que cuando competimos; creo que es más justo cuando incluimos, que no cuando seleccionamos y excluimos. Y la escuela debe ser un instrumento para que esto sea posible.

A continuación, propongo 10 ideas para una escuela inclusiva*:

1. Escuela de calidad para todos y todas. Todos tenemos derecho a recibir una educación de calidad que nos permita desarrollar al máximo nuestro potencial y nuestro talento y minimizar al máximo nuestras limitaciones.

2. Atender la diversidad del alumnado. Se trata de ofrecer a todos los alumnos y alumnas las mismas oportunidades y condiciones a través de una atención personalizada.

3. Formación docente continua y de calidad. La escuela inclusiva necesita que los profesores y profesoras estén permanentemente aprendiendo y formándose, compartiendo experiencias entre ellos.

4. Fomentar la creatividad y la innovación del profesorado.  Se trata de conocer y dominar las metodologías didácticas que den respuestas a los desafíos a los que se enfrentan ante sus alumnos y alumnas.

5. Educación emocional. Una escuela inclusiva no solo debe enseñar contenidos de las distintas áreas curriculares, sino que debe ayudar a que los alumnos y alumnas identifiquen y gestionen de forma eficaz sus emociones.

6. Afecto y confianza. Los alumnos y alumnas de una escuela inclusiva deben aprender a autogestionarse y a tener la máxima autonomía, sean cuales sean sus talentos y limitaciones.

7. Implicación de todos los agentes de la comunidad educativa. Docentes y familias deben participar activa y conjuntamente en la organización y el funcionamiento de una escuela inclusiva.

8. Favorecer la permanencia de los alumnos y alumnas en el sistema educativo. La orientación y la tutorización son herramientas fundamentales para conseguir que nadie quede fuera del sistema educativo, porque ello supondría su exclusión social.

9. Cambiar los sistemas de evaluación. En una escuela inclusiva se deben evaluar los procesos de aprendizaje y el esfuerzo por alcanzarlos y no solo los resultados.

10. Todo el alumnado, sin excepción, debe formar parte activa y responsable de la comunidad escolar. La escuela es una representación de la vida misma por lo que un funcionamiento democrático de la misma es una condición inexcusable.

*Parte de este decálogo está inspirado en las conclusiones y las actas del congreso Diversidad, calidad y equidad educativas, celebrado en diciembre de 2011... pasan los años y seguimos luchando por conseguir una escuela inclusiva.
LEER MÁS...
Con la tecnología de Blogger.
Subir