La curiosidad como motor de aprendizaje

domingo, 22 de abril de 2018
"La curiosidad es la llave que abre las ventanas de la atención, y con ella el aprendizaje y la memoria, y con lo aprendido y su clasificación, la adquisición de nuevos conocimientos." Francisco Mora

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero en realidad la curiosidad no suele matar a nadie. En realidad es un impulso humano que nos ha llevado a viajar al espacio, a explorar las profundidades de los océanos, a componer los más hermosos sonetos y a proponer las teorías científicas que explican el origen del universo, entre otras muchas maravillas.

Entonces, ¿por qué la curiosidad no es el combustible que utilizamos para que nuestros alumnos y alumnas aprendan? Puede que sea porque las personas curiosas son más creativas y menos propensas a ser manipuladas y "domesticadas". La curiosidad lleva a desarrollar el espíritu crítico y la iniciativa emprendedora y esas son características que no todo el mundo, por desgracia, está dispuesto a desarrollar en nuestros niños y jóvenes, no sea el caso que cuando sean mayores nos salgan contestatarios y revoltosos... que no hagan lo que se les dice.

Las personas curiosas se cuestionan el porqué de las cosas, su funcionamiento y dejan de lados los argumentos banales como es "siempre se ha hecho así". Eso permite innovar, mejorar los procesos, plantear nuevas propuestas, buscar nuevas soluciones. Por eso, la curiosidad también debe ser el combustible que mueve a todas las personas que se dedican a educar.

La curiosidad nos lleva a cuestionar las cosas, a buscar las preguntas adecuadas para descubrir las mejores respuestas. Lo curioso de ser curioso es que vives la vida con pasión, enfrentándote sin desfallecer a todos los retos a los que te enfrentas. Eso hace la vida más divertida, más emocionante. Los curiosos parecen que se enfrentan a lo que les motivo sin esfuerzo, con energía positiva, pero en realidad trabajan muy duro, sin descanso.

Pero, ¿es bueno tener demasiada curiosidad? ¡Claro que sí! Siempre y cuando entendamos que el cotilleo, el chismorreo y las habladurías no tienen nada que ver con la curiosidad bien entendida. Cuanta más curiosidad, más aprendizaje y mayor crecimiento personal, por tanto, sé curioso y despierta la curiosidad de tus alumnos y alumnas para que aprendan significativamente, todo será un y más poco más fácil y gratificante.

Lo que un profesor es y lo que no es

domingo, 15 de abril de 2018
"Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, conocimiento y sabiduría en sus pupilos." Ever Garrison.

Un profesor (o profesora) es, sin duda, toda aquella persona que tiene la generosidad y la valentía de situarse ante lo que es, casi siempre, un número excesivo de alumnos y alumnas para conseguir que estos aprendan matemáticas, literatura, ciencias, física, música... pero también a ser mejores personas, más autónomas y capaces de afrontar los retos de la vida. Un profesor es el que toca la mente de sus alumnos, pero también su corazón.

Por eso, un profesor no es el que aprueba o suspende, es el que enseña. Es quien posibilita que sus alumnos y alumnas aprendan siempre y en cualquier circunstancia, es quien les dota de las capacidades, destrezas y habilidades que les permitirán no dejar de aprender nunca. 

Un profesor no es el que grita y castiga, sino el que convence y responsabiliza. Es el que no despierta miedo sino gratitud. Un profesor no es un amigo porque pone límites a sus alumnos dejando claro qué se puede y qué no se puede hacer. Por muy buena relación que tenga con ellos no es un colega, es un ejemplo, un guía, un modelo, una referencia... pero no un amigo. La relación profesor alumno siempre es inevitablemente desigual.

Aunque puede parecer contradictorio con lo dicho antes (pero no lo es), un profesor es el que no limita los sueños de sus alumnos, el que no corta sus alas, el que sabe ver en cada uno de sus alumnos cuál es su verdadero y propio potencial, e identificar cuáles son sus límites. Por eso les enseña de forma que puedan superar sus limitaciones y llegar siempre lo más lejos posible. 

Un profesor es aquel que no etiqueta a sus alumnos, sino que es capaz de desterrar de su vocabulario palabras y expresiones negativas que limitan y coartan a sus alumnos. Un profesor no selecciona, incluye; no pone nota para calificar sino para detectar qué hay que hacer para que sus alumnos mejoren su aprendizaje.

Un profesor (o profesora) es, sin duda, un bastión fundamental para que el mundo sea cada día un poco mejor. Y, por eso, merece el reconocimiento y la gratitud de toda las sociedad.
LEER MÁS...

La mejor educación: la teoría de las croquetas de mamá

domingo, 8 de abril de 2018
"La educación es un acto de amor, por tanto, un acto de valor." Paulo Freire

Cuando valoramos nuestra forma de educar o simplemente hablamos de educación, nos pasa lo mismo que cuando hablamos de las croquetas de nuestras madres: todos pensamos que las de la nuestra son las más buenas del mundo, las mejores que hemos probado nunca, que no hay otras iguales.

Es lo que podemos denominar la "Teoría de las croquetas de mamá".

¿Cuál es el secreto del éxito de las croquetas de nuestras madres? No, el secreto no está en los ingredientes ni en la manera de cocinarlas, el secreto está en el único ingrediente común en las croquetas que haces nuestras madres: están hechas con mucho amor. Su rebozado puede ser más o menos crujiente, su masa puede ser más o menos melosa y sus ingredientes de gran calidad... pero lo que las hacen las mejores del mundo para nosotros es el amor con el que están elaboradas.

Eso mismo sucede con nuestra manera de educar, tenemos una tendencia natural a considerar que la nuestra es la mejor, la más adecuada para nuestros hijos o alumnos. Es igual si utilizamos una u otra metodología, seguimos esa o aquella moda o teoría... consideramos que le nuestra es la mejor manera de educar por que lo hacemos con amor. Porque cuando educamos usamos las TIC de las que habla siempre Manu Velasco (@manu_velasco): Ternura, Interés y Cariño.

Da igual si somos o nos consideramos muy innovadores y lo que elaboramos son esferificaciones de esencia de croqueta (a lo Ferrán Adriá), o si le damos la vuelta a la croqueta y los del interior es crujiente y lo de fuera meloso (a lo Flipped Classroom)... da igual cómo las elaboramos, siempre creemos que son las mejores (exceptuando quizás a aquellos que las compran congeladas aunque sean de una marca que se llame La cocinera).

Si hoy en día aún queda gente que cree el propósito de la educación que se imparte en nuestros centros educativos es exclusivamente la transmisión pura y dura de conceptos y datos de las diferentes asignaturas está cometiendo un grave error, de consecuencias catastróficas para nuestros alumnos y alumnas. La transmisión de datos y conceptos es necesaria, pero no exclusiva. Dotarles de las herramientas que les permiten afrontar de forma adecuada los retos de la vida es un acto de amor y de valor. Por eso creo, que esta, como las croquetas de mi madre, es la mejor manera de educar.
LEER MÁS...
Con la tecnología de Blogger.
Subir