LOMCE: Con la Iglesia hemos topado

jueves, 13 de diciembre de 2012
No hace falta saber latín
yo ya se cual será mi fin,
en el pueblo se empieza a oír,
muerte, muerte al villano vil.
Yo no pienso pues armar ningún lío
con que no va a Roma el camino mío.
No a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe.
Todos todos me miran mal,
salvo los ciegos, es natural.

            (Fragmento de la versión de Paco Ibáñez
de La mauvais reputation de George Brassens)

 

Empiezo este post con la firme intención de ser muy conciso, para no meterme en terreno pantanoso. El texto de la LOMCE me obliga a plantearme una pregunta: ¿Por qué si formamos ciudadanos estamos “adoctrinando” y si formamos creyentes estamos “educando”? Yo soy incapaz de encontrar una respuesta a esta cuestión.

Estoy convencido de que todos los alumnos y alumnas deben estudiar Historia de las religiones y cultura cristiana. El cristianismo está en la base de la cultura occidental y, por ese motivo, es de obligado conocimiento para entender qué es Europa y por qué es como es.
 
Pero una cosa es conocer las religiones y otra hacer catequesis. Según la Contitución:
 
"3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones." España es un país laico (o aconfesional), por tanto, no parece de justicia que desde Ley Educativa imperante se de un trato de favor a una religión en particular (sea esta cual sea).

Yo, que me considera una persona no religiosa pero sí muy espiritual, creo que la religión forma parte del ámbito privado de las personas y es en ese ámbito donde debe quedarse.

Los orígenes de la educación, tal y como la entendemos hoy, está muy ligada a la iglesia, a las órdenes religiosas. Pero eso forma parte del pasado, de la historia.

En cambio, la LOMCE elimina de raíz la asignatura de Educación para la ciudadanía, materia que, por cierto, está presente en la mayor parte de los sistemas educativos europeos.

Con todo respeto, me parece una gran hipocresía considerar que la Educación para la Ciudadanía es “adoctrinamiento”, pero que no se diga lo mismo de la asignatura de Religión.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.
Subir