Pedagogía de lo efímero

jueves, 7 de febrero de 2013

Una de las características más significativas de la educación actual es que sus contenidos se diluyen, son etéreos, se escapan de entre las manos de profesores y alumnos, de padres e hijos. Hoy sabemos que aquello que enseñamos a nuestros jóvenes está en continuo cambio, en constante movimiento.
Durante mi época de estudiante en la enseñanza formal (hace tiempo que decidí, como actitud vital, que nunca dejaría de ser estudiante) sufrí a profesores que explicaban lo mismo durante muchos, muchísimos cursos, e incluso a algunos que llegaban a dictar los apuntes que habían preparado en su primer año como enseñantes (os aseguro que es real, lo hacía mi profesora de Historia del Arte en COU y un profesor de Metodología del aprendizaje en la universidad). Hoy esto no es posible, o no debería serlo. Los contenidos de la educación han dejado de ser inmutables y se han convertido en efímeros.
Esto no solo ha sucedido con la educación, ha pasado también con la pintura, la arquitectura... es una señal de identidad de la postmodernidad líquida en la que vivimos.
Esta volatilidad de los contenidos convierte al alumno, necesariamente, en un sujeto activo, constructor de su aprendizaje; y al docente en un agente de cambio en transformación adaptativa continua.
Los docentes y los alumnos se han “googlelizado” y “wikipedeizado”, es decir, están hiperconectados en un mundo global y esto nos obliga a repensar la Pedagogía.
Dolors Reig (@dreig) contestaba a esta pregunta en una entrevista:
¿Cómo se puede mejorar, a tu juicio, el sistema educativo actual?
Estas son algunas de las propuestas:
- Valores para una participación que nos haga crecer como individuos y como sociedad (no hay tecnología que no dependa de su apropiación y no hay apropiación que no dependa de los valores del usuario…).
- Alfabetización multimedia (Horizon 2012).
- Gamificación (aprendizaje basado en juegos), storytelling, creatividad..
- Organizar la inteligencia colectiva.
- Analítica de datos (aprendizaje aumentado).
- Metodologías, herramientas, instituciones, profesor... para “dar sentido”.
- Curación de contenidos y sistemas educativos (lugares del saber).
- Innovación y cambio (de la educación para las respuestas a la educación para las preguntas).”
Me parece una interesante invitación a dirigir la mirada de la educación hacia el futuro, hacia nuevos horizontes buscando nuevas didácticas que permitan el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Más aún cuando parece que, con la LOMCE, nos quieren obligar a dirigir nuestra mirada hacia el pasado, siguiendo la máxima de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.
Subir