Excusas de mal profesor

jueves, 19 de septiembre de 2013
Señor, dame valor para cambiar lo que puede cambiarse; dame serenidad para aceptar lo que no puede cambiarse y dame sabiduría para distinguir lo uno de lo otro.” Proverbio hindú


Estoy convencido de que la labor docente es (y será) una de las profesiones más apasionante y, al mismo tiempo, más difícil que uno pueda ejercer en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo.

Por este motivo es muy importante conocer todo aquello contra lo que debe luchar cada día un docente y ante lo que no vale poner excusas de ningún tipo.

Como nos dice el proverbio que encabeza este post, es muy importante reconocer todo aquello que podemos mejorar en nuestra labor como educadores e identificar todo aquello que no depende de nosotros para no perder ni un segundo de nuestro tiempo y esfuerzo con ello.

A continuación, citaré algunas de las características que condicionan de manera fundamental los procesos de enseñanza y aprendizaje, para identificar, al mismo tiempo, las excusas que se emplean habitualmente para justificar la mala praxis educativa o lo que yo llamo excusas de mal profesor:
- Los docentes trabajamos con seres humanos que tiene su propia personalidad, sus ilusiones, sus expectativas, sus sueños, sus miedos, sus fobias, sus vergüenzas... Es obligación de cualquier educador conocer a sus alumnos y formarlos teniendo en cuenta su individualidad.

Por tanto, no se pueden utilizar excusas como “Los jóvenes no tienen interés por aprender”, “Mis alumnos son unos vagos, no quieren trabajar”. Un docente debe buscar siempre los mecanismos para despertar el interés de sus alumnos, debe saber conectar con ellos, debe aprender a hablar su mismo idioma. Cuando un alumno no aprende, en la mayoría de las veces, es porque un profesor no ha encontrado la manera de enseñarle.
 
- Entre profesor y alumnos siempre existe un desfase generacional, que se acentúa para el docente conforme van pasando los años. Por ello es necesario que un docente “se conserve siempre joven” (sin necesidad de cirugía plástica)…, o lo que es lo mismo, se tienen que conocer las necesidades y los gustos e intereses de los alumnos.

Eso significa que no es válida la excusa: “A los jóvenes no les interesa nada”. Son los docentes los que deben darles la posibilidad de trabajar temas que les motiven y, además, utilizando las herramientas que les son habituales.

- Tanto alumnos como profesores vivimos en una sociedad en rápido y continuo cambio. Todo evoluciona a velocidad de vértigo y lo que hoy es blanco, mañana puede ser multicolor. Eso lleva a enseñar con criterios de adaptabilidad, sin miedo al cambio, formando personas competentes y capaces en todo momento y situación de construir su propio aprendizaje.

“Los alumnos no saben nada”, “Antes sí que estudiábamos”, “Cualquier tiempo pasado fue mejor”… estas excusas son inaceptables para cualquier docente pues significa estar de espaldas a la realidad de la sociedad en la que se vive y ese es un lujo que ningún educador se puede permitir si quiere hacer bien su trabajo.

Seguro que todos escucháis a diario más de una excusa de mal profesor… no lo dudéis ni un segundo: ¡hay que luchar contra ellas!

17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jajajajaja! Gracias por los tres comentarios: breves pero directos. Estoy encantado ;-))))

      Eliminar
  2. Hola, Salva:

    Me ha encantado tu post, pero creo que la lista es muchíiiiisimo más amplia (triste decirlo, pero es así). Respecto a lo de "cualquier tiempo pasado fue mejor", no es que sea una actitud inadecuada (que lo es), sino que además es completa y rotundamente falso, con datos en la mano.

    Me faltan los:

    - "Es que la administración..."
    - "Es que las familias..."
    - "Es que los medios de comunicación y los valores que inculcan..."
    - "Es que no tienen nada mas que derechos..."
    - "Es que cada vez son más agresivos..."

    En fín, ya sabemos que los docentes apelamos muchas veces a todo tipo de excusas, salvo mirarnos a nosotros mismos. Por eso es tan importante superar la "cultura de la queja", por más que pueda haber algunas lícitas reivindicaciones (cosa en absoluto incompatible con una buena práctica de aula).

    Un abrazo.

    @luisutopia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con las excusas que citas... seguro que podriamos encontrar algunas más. Mi intención era llamar la atención, tocar la fibra de los docentes. Gracias!!!

      Eliminar
  3. Yo tengo la suerte de estar más pendiente de finalizar mi tesis que de impartir clases, por lo que no doy muchas horas. Estuve, sin embargo, vigilando el examen de algunos compañeros, haciéndoles el favor, con lo que tuve la ocasión de "enfrentarme" a los alumnos de grado, desde la posición de profesor, sin ser su profesor (todas mis asignaturas son de licenciatura, del viejo plan de estudios, a punto de extinguirse, donde aún los alumnos dan la talla). Me asusté, pues son incapaces de leer un enunciado y lindan con el retraso mental. Así que en el ámbito universitario se podrán achacar al docente todas las culpas políticamente correctas que se quieran; pero sea por un sistema educativo hecho y deshecho a gusto de gobiernos sucesivos, o por la dispersión intelectual del messenger-whatsapp y las páginas web, la realidad es esa: que podemos echarnos a temblar ante la airada juventud. O al menos esa es la impresión que tengo.

    ResponderEliminar
  4. A mí la excusa que me saca de mis casillas cuando se propone un cambio es........" es que aquí siempre se hizo así"........aaaaaahhhh no lo so por to!!!

    ResponderEliminar
  5. La intencion es incuestionable y pedagogicamente sencilla. Si es suficiente para -tocar fibras docentes- es un poco mas complicado. En cualquier caso cualquier esfuerzo por contribuir a mejorar los resultados que en ensenanaza son obvios, debe enmarcarse en un contexto mas amplio, dentro del cual el magisterio es irreemplazable. Pero en cual tienen obligaciones todas las instituciones y las legislaciones que sirven de pentagrama funcional del actual sistema educacional por completo disparejo. Tan desequilibrado que da un poco de verguenza ajena decir cualquier cosa advirtiendo al lector que cuando se dice - los jovenes no tienen interes por aprender - o - a los jovenes no les interesa - no se esta habalndo de los estudiantes del Verbo Divino. Comparto sin reserva la impotencia de oir - es que siempre se hizo asi - frente a cualquier cambio. O, "se debe usar la razon" - , a lo que muy campantes impusieron por la fuerza.

    ResponderEliminar
  6. El docente tiene una labor muy importante dentro de los procesos de enseñanza y aprendizaje., ya que más que un simple maestro es quien "guía" al alumno en su aprendizaje, por tanto, tiene un gran trabajo que no es fácil, pero sin embargo, quien pretende enseñar debe poner toda su pasión en ello, recordando que esta trabajando con seres humanos, que necesitan les presten atención motivandolos a estudiar y aprender de manera que tome en cuenta que ninguno de sus alumno aprende de manera igual porque todos y cada uno somos diferentes y más cuando se trata de nuestro aprendizaje.

    Los profesores primero deben de apasionarse por saber enseñar lo que les interesa a sus estudiantes y no tomar juicios de valor antes de realizar su labor tales como: son unos flojos y no quieren trabajar!
    excelente entrada!

    ResponderEliminar
  7. Como alumna durante 21 años he de decir que, como todos nosotros hemos tenido unos profesores mejores que otros. Y creo que los que han dejado huella en mí son, efectivamente lo que han intentado acercarse a nosotros, los profesores que han tenido una manera más cercana y diferente de enseñar preocupándose por nosotros y en concreto por mí y teniendo en cuenta que todos somos alumnos pero cada uno de nosotros es diferente.
    Estoy completamente de acuerdo con esta entrada en la cual he de destacar frases como “Un docente debe buscar siempre los mecanismos para despertar el interés de sus alumnos, debe saber conectar con ellos, debe aprender a hablar su mismo idioma. Cuando un alumno no aprende, en la mayoría de las veces, es porque un profesor no ha encontrado la manera de enseñarle.”
    Siempre habrá profesores los cuales pongan excusas como las citadas y otras todavía peores. En mi opinión, cuando a una persona ha sido estudiante sabe responde perfectamente qué profesores han dejado huella y cuales cicatrices y esto, muchas veces, también depende del grado de vocación que los profesores tengan.

    ResponderEliminar
  8. En fin, lo que me duele es que aquellos que también trabajan el infantil, lo dicen abiertametne y sin tapujos "Estos niños son unos diablos". Es decir, que si desde pequeñitos ya se ven como diablos, que dirán cuando se haga más mayorcito. Ser Educador si a uno le gusta es lo más maravilloso del mundo, yo soy educadora (aunque he dejado aparcado éste terreno, este año quiero volver a retomarlo, me dedico a la escuela de padres y he creado mi propio blog... aunque tendré que darle más caña "El blog de Hilde"). Saludos y creo que a partir de ahora seguire tú blog. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  9. La vida es nuestra mejor compañera y tarea nuestra es que camine a nuestro lado y que no "nos pase por encima". Yo, desde luego, me apunto a recorrer el sendero que propones. Gracias por tu texto.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, estoy deacuerdo con las excusas y mantras del profe cansado pero es tan recurrente este tipo de crítica........😐
    Cuando se superan las ratios, no cuentas con los recursos que te corresponden y cada vez reparten entre los concertados más dinero público...😓
    No obstante pienso que no hay un mal alumn@, sino un mal profes@r.

    ResponderEliminar
  11. Soy alumno de educación y aún me falta para graduarme... Leí un extracto de tu comentario y en realidad, a parte de felicitarte, quisiera que me respondas como enseñar de forma individual a los alumnos y lo otro como hacer simple el aprendizaje de un tema si este es teóricamente amplio y la exigencia de un centro educativo es que los alumnos sepan más que el resto? Agradeceré tu respuesta...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir