La educación nómada

martes, 10 de septiembre de 2013
La vida de los seres humanos cambió cuando dejaron de desplazarse de un lugar a otro, siguiendo a los animales y buscando frutos que recolectar, y se asentaron en tierras fértiles cerca de un río. Allí desarrollaron la agricultura y la ganadería, se construyeron los primeros poblados fortificados en busca de seguridad y protección, se desarrollaron distintos oficios por la especialización del trabajo y se sentaron las bases para el desarrollo tecnológico.

Algo parecido sucedió con la educación. Cuando se hizo sedentaria, es decir, en el momento en el que se estableció en un lugar fijo (academia, escuela, universidad...), evolucionó de manera constante hasta alcanzar cuotas nunca vistas de extensión y calidad, universalizándose y sentando las bases de la pedagogía y de la didáctica modernas.

Pero el mundo ha cambiado a causa del inconmensurable desarrollo tecnológico que nos abruma con una cantidad inabordable de información y la posibilidad infinita de comunicación. Por este motivo, la escuela, tal y como la entendemos actualmente, ha dejado de ser una tierra fértil, pues ya no ofrece los recursos que nos permitan dar una respuesta eficaz a las necesidades de las personas y de la sociedad en este mundo infoxicado.

Es por ello que propongo que la educación deje de ser sedentaria para volver a ser nómada.

Una educación nómada que no se limite a lo que puede enseñarse en el interior de un edificio, es lo que en otras ocasiones he denominado escuela de cristal. Una escuela transparente, permeable, moldeable, líquida (en el sentido que le da Baugman), o lo que es lo mismo, una educación abierta al mundo, una educación hiperconectada que permita intercambiar información, ideas y opiniones con personas de nuestro entorno y de cualquier lugar del planeta. Una educación en continuo movimiento, en constante adaptación a las necesidades emergentes. Una educación continua, un proceso que dura toda la vida.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo... nuestras escuelas estan sufriendo porque se encuentran secuestradas en ritos y mitos que los mismos docentes nos hemos encargado de propagar, mas enfocadas hacia el credencialismo que hacia el desarrollo humano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Cristina... el desarrollo humano debería ser el elemento esencial de la educación y no los intereses partidistas de algunos

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir