La educación debe ser proactiva, reflexiva y creativa

lunes, 2 de febrero de 2015
Las personas no somos recipientes a los que hay que rellenar. Ni siquiera en la más tierna infancia los seres humanos somos "seres incompletos" a los que hay que "completar" llenando nuestra cabeza de datos e informaciones. Por ese motivo, la educación debe ser proactiva, reflexiva y creativa.

Proactiva. Los educadores (ya sean padres, docentes...) deben tener pleno control de sus conductas, de modo activo. Una educación proactiva implica aprendizaje continuo, por lo que hay tener iniciativa, trabajar colaborativamente y saber buscar información de manera eficiente y crítica.

Una educación proactiva permite superar las dificultades marcando objetivos claros y asumibles e indicando el camino adecuado para conseguirlos. Tradicionalmente, la educación ha sido reactiva, es decir, pasiva y siendo incapaz de superar los problemas. Cuando un alumno es incapaz de adaptarse al sistema, una educación reactiva lo deja al margen y lo etiqueta de "fracaso escolar"; una educación proactiva es capaz de actuar y buscar la manera de superar la situación.

Una educación proactiva permite que se aprenda de los errores y se vea el fracaso como un paso más hacia el éxito.

Reflexiva. El objetivo final de la educación no es solo que el alumno conozca muchos conceptos y maneje mucha información, sino también que sea capaz de producir conocimiento y de resolver problemas. Por eso no podemos educar de forma pasiva, transfiriendo de manera mecánica datos del maestro (poseedor del conocimiento) al alumno (receptor del conocimiento).

Dotar de conciencia crítica es uno de los objetivos más importantes de la educación.

Creativa. Ya he tratado este tema en otros post (La creatividad como motor de la educación), pero quisiera remarcar que una educación sin creatividad es como un pintor sin colores o un escritor sin palabras. La creatividad es el oxígeno de la educación, sin ella acabará ahogándose.

En conclusión, la educación se construye, no se adquiere.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. "En conclusión, la educación se construye, no se adquiere." Y agrego: con responsabilidad compartida entre todos sus actores: profesores, alumnos y padres. Hay una fuerte tendencia por acá, a que toda la responsabilidad de los "fracasos educativos" son del profesor. Porque tiene "todas" las herramientas para que ello no suceda. Pero, acaso los alumnos no tienen voluntad? Qué se hace cuando no quieren? O cuando los padres apañan (son cómplices) de estas actitudes?
    Excelente, como siempre.
    Seguimos en la lucha...

    ResponderEliminar
  3. Ayer mismo vi en Youtube un vídeo que hablaba sobre los métodos de enseñanza aún vigentes en los centros de educación y como estos métodos no son más que una copia de los mismo que se utilizaban hace ya 50 años, los tiempos cambian, los métodos de enseñanza deberían cambiar.

    ResponderEliminar
  4. Excelente como siempre Salva! Gracias por tu valioso aporte a la Educación. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Estoy y soy consciente de que otro modo de educar es posible, los conceptos que apuntas, no están en la mayor parte de los colegios, institutos, universidades... Cuando concibamos que la cabeza no es un tarro, dejaremos de llenarlos. Lo que no quiere decir que la memoria y los datos haya que dejarlos, pero sí que no son lo único en la enseñanza.
    Felicidades por este blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola. estoy de acuerdo con tu reflexión... apuesto por una educación orientada a fomentar la creatividad, a que experiementen lo que aprenden ... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  7. Muy de acuerdo, aunque yo en mi modestía, también incorporaría resilente, en el sentido de educar para superar los fracasos y poder levantarse.
    Cómo siempre un placer leerte

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir