La "moda" de las metodologías didácticas innovadoras

domingo, 28 de mayo de 2017
Aunque lo pueda parecer por el título, este post no es una crítica a las metodologías didácticas innovadoras (inductivas, activas...), es un toque de atención ante su mal uso y abuso.

Estoy convencido de que cuantos más y mejores recursos didácticos tengamos más y mejores posibilidades hay de que nuestros alumnos aprendan. De hecho, como puedes ver en la ilustración, las metodologías didácticas de las que disponemos son como la ropa que tenemos en nuestros armario.

Si nos vestimos de forma distinta según la época del año, las condiciones meteorológicas, las circunstancias e incluso nuestros gustos personales y criterios de funcionalidad y comodidad... ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestra forma de educar? Por mucho que estuviera de moda, ¿vestirías un jersey de lana de cuello alto a 40 grados centígrados a la sombra o una camiseta sin mangas a 20 grados bajo cero? Pues lo mismo sucede con las metodologías didácticas innovadoras, hay que utilizar en todo momento la que mejor se adapte a las características de un proceso de enseñanza/aprendizaje concreto y a los objetivos que queremos alcanzar.

Permitidme un consejo radical: No utilicéis nunca una metodología didáctica que no dominéis, en la que no tengáis formación suficiente. Para utilizar cualquier metodología es necesario pasar al menos por tres fases: formación/reflexión, aplicación y evaluación. Hay que saber cómo funciona, por qué, para qué, cuándo, dónde y con quién aplicarla.

Si en un momento concreto se quiere transmitir conocimientos a los estudiantes que por su complejidad necesitan de una explicación detallada y personalizada se puede hacer una clase magistral. Si se pretende que los estudiantes desarrollen aprendizajes activos a través de la resolución de problemas se puede aplicar ABP; además, se puede trabajar colaborativamente. Si lo que se busca es que los alumnos ejerciten, ensayen y pongan en práctica sus conocimientos previos se puede plantear la sesión con resolución de problemas...

Estos días hay demasiados fashion victims en nuestras aulas, docentes que aplican de manera poco reflexiva las metodologías de moda, por el simple hecho de estar de moda. Estas metodologías hay que conocerlas, reflexionar sobre ellas, aplicarlas y evaluarlas... no convirtamos en un inconveniente lo que es, sin duda, una ventaja.

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo y añadir también algo que se nos olvida en el entusiasmo de innovar: no todas las metodologías son aptas a todas las disciplinas, por eso la didáctica nunca es general sino específica de cada área del saber.

    ResponderEliminar
  2. Y lo que es aún más grave. Desde el mismo MEN y otros circulos melindrosos parece ser que solo les encanta hablar timadamente al ciudadano común, porque es a quien puede engañar con este cuento de la INNOVACION, sin unas condiciones locativas, dotación y formación real del profesorado.
    Digo formación real porque la mayoría de estas solo se convierten en tomar listados y fotos como evidencias. Y lo más triste los docentes participamos de estas estafas.
    Podría pasar toda una noche, un día o meses escribiendo al respecto. Pero solo es una invitación que no le hagamos el juego a los encargados de estos contubernios para robarnos; porque al final los robados somos el pueblo.

    ResponderEliminar
  3. Conocer y reflexionar antes de aplicar cualquier tecnología en el aula.
    Coincido con las aportaciones de los compañer@s

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo, está muy bien eso de utilizar metodologías innovadoras y ser creativo para, entre otras cosas, evitar la desidia de la rutina y despertar la motivación en los alumnos, pero como bien expones,hay que tener claro qué, cómo, para quién, cómo evaluarlo y etc.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesantes tus puntos de vista. Se ve a las claras la necesidad de actualizar a nuestros docentes en las nuevas tecnologías y en su uso. felicitaciones.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir