10 cosas que también hay que aprender en la escuela

domingo, 7 de febrero de 2016
La educación que se imparte en la escuela, como los barcos, está diseñada en compartimentos estancos para mantenerse a flote cuando falla alguno de sus elementos. La escuela está dividida en cursos, en asignaturas, tiene horarios rígidos, aulas cerradas... son espacios diferenciados, independientes, cerrados e incomunicados. Se cree que si uno de estos elementos no funciona correctamente, los demás al estar aislado seguirán funcionando con normalidad. Pero eso no es cierto.

La escuela y la educación que en ella se imparte son un conjunto complejo e interconectado, a imagen y semejanza de los vasos comunicantes. Como todos sabemos, los vasos comunicantes son una serie de recipientes de distintas formas y tamaños que están unidos por la base; cuando el líquido que contienen "está en reposo alcanza el mismo nivel en todos los recipientes, sin influir la forma y volumen de estos." Eso es lo que en realidad sucede en la escuela, todo está conectado y tiene influencia sobre la totalidad de sus elementos. La educación es orgánica.

En la escuela organizada en compartimentos estancos el aprendizaje se adquiere por transmisión directa y memorización. En la escuela de los vasos comunicantes, el aprendizaje, para ser eficaz, debe seguir unos pasos:

1. Conocer. La escuela debe ser un lugar de contacto con el mundo, un lugar donde vivir experiencias que permitan conocer la realidad.

2. Aprender. Solo cuando conoces algo eres capaz de aprenderlo. De memorizarlo, de retenerlo en nuestra mente.

3. Aplicar. Ese aprendizaje solo adquiere sentido y significatividad si nos sirve para aplicarlo a situaciones concretas, para dar respuesta a problemas...

4. Evaluar. Cuando somos capaces de aplicar un conocimiento, somos capaces de analizar sus consecuencias y de valorar sus resultados.

5. Crear. Es el último paso, la culminación del proceso. Para ser creativo tienen que darse los pasos previos que hemos descrito.


En esta escuela de vasos comunicados no podemos limitarnos al aprendizaje de los contenidos y conceptos propios de las diferentes asignaturas sino que debemos posibilitar el aprendizaje de otros aspectos que tienen una función fundamental en la capacidad de autoaprendizaje continua necesaria para el éxito en la vida.

A continuación, enumeraré 10 de estos aprendizajes que también debe tener en cuenta la escuela:

1. Perspicacia. La agudeza para ser capaz de ir más allá de lo evidente, de lo habitual, de lo que se espera de uno.

2. Agradecimiento. Tiene que ver con la empatía, con la capacidad de ponerse en lugar del otro, de valorar lo que se ofrece.

3. Resiliencia. La capacidad de levantarse cuando uno se cae, de seguir adelante sin miedo al fracaso. Tolerar bien la frustración al no alcanzar de manera inmediata lo que se quiere.

4. Colaboración. Saber compartir, colaborar, trabajar en equipo, sumar esfuerzos y talentos.

5. Perseverancia. Ser constante en la persecución de nuestros objetivos, no dejar de perseguir nuestros sueños, encontrar nuestro elemento y no dejar de luchar por él.

6. Meticulosidad. La capacidad de ser muy concienzudo en todo lo que se hace, en no conformarse con lo básico, con lo elemental, buscar la excelencia en todo lo que se hace.

7. Autoestima. Tener un buen concepto de uno mismo, tener el convencimiento de que se puede llegar a conseguir aquello que se uno se propone.

8. Iniciativa. No esperar que las cosas suceden porque sí, sino que hay que lanzarse a buscarlas, a conseguirlas con esfuerzo.

9. Espíritu crítico. No aceptar nada como válido sin plantearse sus consecuencias. Ser capaz de pensar por uno mismo.

10. Creatividad. Es la culminación del aprendizaje, la capacidad de crear algo nuevo o de dar una respuesta más eficaz a un problema.

Una escuela que sea capaz de enseñar los contenidos de las materias que marca el currículo y los 10 saberes que hemos enumerado, es una escuela que prepara la vida, una escuela capaz de dar respuesta a las necesidades reales de nuestro tiempo. Una escuela del siglo XXI.

2 comentarios:

  1. Es impresionante la cantidad de valores, emociones, habilidades y capacidades que un niño puede aprender dentro de un Colegio. Por eso es fundamental la educación dentro de una institución.

    Excelente articulo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo contigo, lo que me falta es tiempo, no voluntad¡¡¡

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir