Sorprendentemente la educación no sorprende

lunes, 10 de agosto de 2015
"Si uno se para a pensarlo, a los niños y a los adultos les fascinan solo dos cosas: lo sorprendente y el abismo que se abre entre los detalles." Ray Loriga: Za Za, emperador de Ibiza

A veces, tengo la extraña sensación de que la educación está atrapada en la nada. Es como si un velero en medio del mar estuviera envuelto siempre en la calma más absoluta, donde no sopla nada de viento. La sensación de encontrarse en medio del mar, inmóvil, rodeado de agua por todas partes, sin ver la más mínima señal de tierra, debe de ser muy angustiosa. Tan angustiosa como la sensación que tiene muchos educadores ante la falta un viento que les lleve a buen puerto.

Lo bueno de la educación actual es que empieza a notarse una brisa, todavía suave, un viento ligero que parece querer ir ganando fuerza. Y ese viento parece que puede llegar a cambiar la educación.

Si lo pensamos bien, resulta sorprendente que la educación no sorprenda, ni a los niños, ni a los adultos. Lo sorprendente es la puerta de entrada hacia el aprendizaje, tanto para alumnos como para educadores. La sorpresa despierta la curiosidad, que es el combustible que nos motiva a innovar, a buscar nuevos caminos, a ser más creativos. Y es que, aunque pueda parecer lo contrario, en la educación de nuestros días hay que rehacerlo todo, todo está por descubrir. Todavía hay muchas cosas que pueden sorprendernos.

Además de a los contenidos tradicionales de la educación (que deben seguir teniendo su importancia), debemos empezar a dejar entrar en la educación la perseverancia, el deseo de experimentar, la asunción de riesgos, la creatividad, la capacidad de tolerar el fracaso y el pensamiento crítico. Todos estos elementos forman esa brisa que está empezando a mover la educación.

Sí no desplegamos nuestras velas ante el viento innovador que está despertando, la educación continuará a la deriva en medio de la nada. Lo importante es conocer la respuesta a estas dos preguntas: ¿A quién le importa realmente la educación? ¿Quién puede cambiar la educación? La respuesta la encontrarás en tu interior, no esperes que nadie las responda por ti.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por hacernos pensar.El cambio en el sistema educativo es necesario

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir