El docente es un facilitador, no un expositor

domingo, 9 de abril de 2017
Si buscar en imágenes de Google la palabra profesor, las fotografías que aparecen de forma mayoritaria es un hombre (muchos con corbata) o una mujer, en actitud de estar dando una lección, con una pizarra verde de las de toda la vida como fondo. Y esa es la imagen mayoritaria que se tiene de los docentes.

Que la gente en general tenga esa imagen del profesor, tiene una justificación, ya que la imagen del profesor dando una clase magistral es la que han vivido.

El problema aparece cuando son los propios docentes los que se ven así. Permitidme que os explique una anécdota: el otro día, asistí a la presentación de una experiencia educativa bastante innovadora en la que un profesor explicaba que había dejado de explicar los temas a sus alumnos, sino que eran ellos los que, a través de vídeos, adquirían la información y él les guiaba, les planteaba actividades y les solucionaba dudas. Bien, pues al acabar el acto, una profesora de ESO me comentó que ese profesor no explicaba a sus alumnos porque no dominaba la asignatura... ¡Esa mujer no había entendido nada de lo que nos habían explicado!

Es evidente que para enseñar es necesario un buen conocimiento de la materia (o materias o proyectos...) que se imparte. Pero hay otras muchas condiciones tan o más necesarias: el conocimiento de los estudiantes, el conocimiento de cómo se enseña y el conocimiento del contexto en el que se enseña.

Que alguien sea un buen profesor no viene dado exclusivamente por su nivel de conocimiento de una materia, porque el propósito de la docencia no es que él sepa, sino que sepa transmitir el saber a sus alumnos. Para ello es necesario tener recursos didácticos para afrontar las distintas situaciones de aprendizaje que se plantean en el aula.

Hay un refrán popular que, como todos ellos, concentra un saber muy profundo: Del mal maestro no sale discípulo diestro. Todos estaremos de acuerdo en afirmar que para tener una educación de calidad es necesario tener buenos docentes... y el buen profesor es el que consigue que sus alumnos aprendan.

12 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo.Los tiempos han cambiado y no hay que quedarse estancado en las metodologías del pasado.Hay que evolucionar y cambiar la forma de aprender y enseñar para formar a ciudadanos para este mundo tan cambiante,donde se demandan otras cosas.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo aunque, en ocasiones, no sea fácil dar el paso, debemos investigar con nuevas formas para atraer a los estudiantes a las asignaturas.

    ResponderEliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo. Está muy bien aprender con vídeos e incluso sin libros de texto ni exámenes, pero hay que tener en cuenta que ‘’el buen docente es aquél que consigue que los alumnos aprendan’’ y se diviertan aprendiendo.

    Da igual cual sea el método o la forma de enseñar , lo importante es que los alumnos aprendan y se diviertan haciéndolo.

    Por otra parte, no debemos caer en ideales, ya que hay muchas formas de enseñar para que los alumnos aprendan y que no necesariamente tiene que ser la clase magistral. Y por esto y por la entrada del constructivismo y la sociedad de la información el profesor no es considerado un mero transmisor de conocimientos , sino más bien es considerado un facilitador de los mismos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que precisamente un maestro que enseña de tal manera no sólo no es que no conozca la materia en profundidad sino que tiene que conocerla mucho mejor que otro más con método más clásico, porque su guión para clase es mucho menos estricto, mucho más abierto a caminos alternativos que propongan los alumnos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy completamente de acuerdo con esta publicación. La sociedad ha ido cambiando a lo largo de los años, convirtiéndose en una sociedad exigente en la que los alumnos demandan una nueva forma de aprender. Por ello, los docentes no deben de quedarse anclados al pasado y deben de optar por nuevas metodologías que se adapten a esta nueva sociedad cambiante, ya que la clase magistral que se ha ido plasmando a lo largo de los años en los centros educativos actualmente no es la adecuada para que los alumnos aprendan.
    Por tanto, el maestro no solo debe de conocer la materia que imparte en profundidad, sino que también debe de conocer diversos recursos y materiales que le faciliten la transmisión de los conocimientos y despierten el interés de sus alumnos y alumnas.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué es enseñar? ¿qué es el aprendizaje? ¿Cómo aprende un ser humano? Qué es el conocimiento? ¿Cómo opera el sistema nervioso de los seres vivos? ¿puede una hoja de una planta tener conocimiento..., y consciencia?

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, estoy totalmente de acuerdo con lo que refleja la publicación, ya que las formas de enseñanza han cambiado, de la mera recepción de conocimientos a hacer más partícipe al alumnado. El docente se ha convertido así en un guía, un acompañante; y para ello se necesita ir más allá de saberte la lección a la perfección; puesto que esto significa conocer al alumnado y acercarte a él. Con lo cual, creo que todos los docentes deberían de aplicarlo en sus clases, incluso aquellos que son profesores desde hace años, ya que es una profesión que necesita de una innovación y aprendizaje constantes.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Estoy totalmente de acuerdo con ésta critica, debido a que he podido comprobar, durante todo mi recorrido como estudiante, que son muy pocos los profesores que utilizan técnicas innovadoras al igual que motivadoras a la hora de enseñar. Se preocupan y concentran tanto la importancia en dar mucha información para luego obtener una buena nota en un examen, que se olvidan de la importancia de aprender. El uso de nuevas didácticas con las que aprender conjuntamente profesor y alumnos, además de hacer a los alumnos protagonistas de su propio aprendizaje, aumentan la motivación de éstos al ver que están realmente involucrados en la clase y en el aprendizaje. Al parecer no queda tan claro para un profesor que no es un simple impartidor de materia sino un acompañante, facilitador, guiador,una persona que ayuda al alumno a abrir miles de caminos y oportunidades.

    ResponderEliminar
  10. Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto en la publicación. La mejor forma de que los alumnos adquieran conocimientos es a través de la investigación y el descubrimiento por sí mismos. Estamos cansados de que los alumnos lleguen a clase y se pasen las horas sentados escuchando el monólogo realizado por el profesor. Los alumnos pierden interés y no interiorizan los conocimientos, sólo estudian para aprobar los exámenes y se olvidan. El rol que debe desempeñar el profesor debe ser de facilitador, tiene que ayudar a los alumnos a obtener los conocimientos, guiarlos en el proceso. De esta forma, las ganas de aprender aumentarán porque serán activos y no sujetos pasivos, como han sido hasta ahora, y que hoy día continua.
    Este nuevo modelo de profesor es criticado por muchas personas ya que estamos acostumbrados a otro tipo de educación. La innovación asusta, pero en la sociedad en la que nos encontramos es necesaria.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto que la imagen que siempre se ha tenido de los docentes ha sido dando clases magistrales y por tanto, el docente era el que sabía y el alumno el que escuchaba la lección y la aprendía. Es decir, era una relación indirecta. Esta imagen que se tiene del docente es la más común porque es la que más tiempo ha estado presente en el sistema educativo y que, hoy en día, se sigue practicando en la mayoría de los centros.
    Tal y como lo explica Salvador Rodríguez, “el problema aparece cuando son los propios docentes los que se ven así”. Es decir, cuando los profesores se creen los máximos responsables y autoritarios en el aula, dejan a sus alumnos en un segundo plano, sin darles la oportunidad de aportar ideas, dando lugar a una retroalimentación entre docente y alumno. Aun así, para que tanto el docente como los discentes participen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ambos tienen que tener un mínimo de “conocimiento e interés por la asignatura que se imparte”, tal y como lo comenta Salvador Rodríguez

    ResponderEliminar
  12. Tras leer el post de este blog puedo decir que estoy completamente de acuerdo.Actualmente ya no es lo que era antes, ahora los tiempos han cambiado y por ello no podemos seguir las metodologías de antes, no podemos quedarnos anclados en el pasado. Por esto mismo hay que motivar a los docentes de ahora a que evolucionen, que den a sus alumnos más motivación por aprender, por saber cosas nuevas y eso no lo harán con la misma metodología aburrida de siempre, hay que enseñar a los alumnos de ahora a vivir en sociedad, a convivir y sobre todo a comprender este mundo que cambia a cada instante y para el que todo el mundo debería de estar preparado pero siento decir que creo que no es así.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir