El docente es un facilitador, no un expositor

domingo, 9 de abril de 2017
Si buscar en imágenes de Google la palabra profesor, las fotografías que aparecen de forma mayoritaria es un hombre (muchos con corbata) o una mujer, en actitud de estar dando una lección, con una pizarra verde de las de toda la vida como fondo. Y esa es la imagen mayoritaria que se tiene de los docentes.

Que la gente en general tenga esa imagen del profesor, tiene una justificación, ya que la imagen del profesor dando una clase magistral es la que han vivido.

El problema aparece cuando son los propios docentes los que se ven así. Permitidme que os explique una anécdota: el otro día, asistí a la presentación de una experiencia educativa bastante innovadora en la que un profesor explicaba que había dejado de explicar los temas a sus alumnos, sino que eran ellos los que, a través de vídeos, adquirían la información y él les guiaba, les planteaba actividades y les solucionaba dudas. Bien, pues al acabar el acto, una profesora de ESO me comentó que ese profesor no explicaba a sus alumnos porque no dominaba la asignatura... ¡Esa mujer no había entendido nada de lo que nos habían explicado!

Es evidente que para enseñar es necesario un buen conocimiento de la materia (o materias o proyectos...) que se imparte. Pero hay otras muchas condiciones tan o más necesarias: el conocimiento de los estudiantes, el conocimiento de cómo se enseña y el conocimiento del contexto en el que se enseña.

Que alguien sea un buen profesor no viene dado exclusivamente por su nivel de conocimiento de una materia, porque el propósito de la docencia no es que él sepa, sino que sepa transmitir el saber a sus alumnos. Para ello es necesario tener recursos didácticos para afrontar las distintas situaciones de aprendizaje que se plantean en el aula.

Hay un refrán popular que, como todos ellos, concentra un saber muy profundo: Del mal maestro no sale discípulo diestro. Todos estaremos de acuerdo en afirmar que para tener una educación de calidad es necesario tener buenos docentes... y el buen profesor es el que consigue que sus alumnos aprendan.

5 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo.Los tiempos han cambiado y no hay que quedarse estancado en las metodologías del pasado.Hay que evolucionar y cambiar la forma de aprender y enseñar para formar a ciudadanos para este mundo tan cambiante,donde se demandan otras cosas.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo aunque, en ocasiones, no sea fácil dar el paso, debemos investigar con nuevas formas para atraer a los estudiantes a las asignaturas.

    ResponderEliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo. Está muy bien aprender con vídeos e incluso sin libros de texto ni exámenes, pero hay que tener en cuenta que ‘’el buen docente es aquél que consigue que los alumnos aprendan’’ y se diviertan aprendiendo.

    Da igual cual sea el método o la forma de enseñar , lo importante es que los alumnos aprendan y se diviertan haciéndolo.

    Por otra parte, no debemos caer en ideales, ya que hay muchas formas de enseñar para que los alumnos aprendan y que no necesariamente tiene que ser la clase magistral. Y por esto y por la entrada del constructivismo y la sociedad de la información el profesor no es considerado un mero transmisor de conocimientos , sino más bien es considerado un facilitador de los mismos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que precisamente un maestro que enseña de tal manera no sólo no es que no conozca la materia en profundidad sino que tiene que conocerla mucho mejor que otro más con método más clásico, porque su guión para clase es mucho menos estricto, mucho más abierto a caminos alternativos que propongan los alumnos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy completamente de acuerdo con esta publicación. La sociedad ha ido cambiando a lo largo de los años, convirtiéndose en una sociedad exigente en la que los alumnos demandan una nueva forma de aprender. Por ello, los docentes no deben de quedarse anclados al pasado y deben de optar por nuevas metodologías que se adapten a esta nueva sociedad cambiante, ya que la clase magistral que se ha ido plasmando a lo largo de los años en los centros educativos actualmente no es la adecuada para que los alumnos aprendan.
    Por tanto, el maestro no solo debe de conocer la materia que imparte en profundidad, sino que también debe de conocer diversos recursos y materiales que le faciliten la transmisión de los conocimientos y despierten el interés de sus alumnos y alumnas.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir