La escuela no puede solucionarlo todo

sábado, 29 de diciembre de 2012
"El hombre es un producto social y la sociedad debe impedir que se pierda para ella." Miguel de Unamuno


Haced la prueba: preguntad en clase a vuestros alumnos quién sabe quién fue y qué hizo Albert Einstein o Marie Curie; luego, preguntadles quién es y a qué se dedica Belén Esteban. El resultado que obtengáis es la prueba de que la escuela no es la única causa ni la única solución para los problemas de nuestra sociedad.

Que la escuela, como institución, y el sistema educativo, como garante de su funcionamiento, necesitan un cambio profundo, un cambio estructural, resulta evidente. Pero, aunque la escuela puede ser motor de cambio social, no es el único, ni el más poderoso y eficaz. La educación, aunque es su hábitat natural, no es función exclusiva de la escuela.

La ciudad debería ser el gran espacio educativo. Francesco Tonucci plantea que si una ciudad puede ser pensada a la medida de los niños no solo será buena para ellos sino para todos. El objetivo es la recuperación del espacio público para dedicarlo al juego y a intercambios sociales, para que, de esta forma, sea un espacio de transmisión de valores.
 
Hoy la ciudad es un espacio de confrontación, un lugar casi deshumanizado donde prevalecen los valores del mercantilismo y el consumismo por encima de los valores de la solidaridad y la colaboración.
 
La familia es el espacio más próximo a los niños. Pero en los últimos tiempos hay una enorme crisis de valores educativos en esta institución. Los niños se han convertido en pequeños dictadores intocables y déspotas. 

Periódicamente se publican en prensa noticias referidas a agresiones de padres a profesores, por el simple hecho de haber castigado a su hijo o por "haberlo suspendido". Antes sucedía todo lo contrario, cuando los padres se enteraban de que un profesor había castigado a su hijo, ellos a su vez los castigaban también... pero de eso hace ya mucho tiempo.
 
Los políticos deberían ser ejemplo de ciudadanía y de servicio a la sociedad para nuestros jóvenes. Pero, aunque es cierto que no todos los políticos son corruptos, el valor que se transmite desde la política es el del pelotazo, la imagen del corrupto que roba dinero público y además no recibe castigo.

Los políticos que apoyan a los bancos pero no a las personas, que apoyan a los ricos para que ganen más a costa de que el pueblo viva peor, que incumplen sus programas electorales de forma manifiesta... esos políticos no ayudan a la educación de nuestros niños y jóvenes.
 
Los medios de comunicación, especialmente la televisión, al promocionar programas donde los valores como la fama sin esfuerzo, la falsa popularidad, la popularidad efímera transmiten valores totalmente contrarios a los que necesitan nuestros niños. Se escudan en que son los programas que la gente quiere ver, pero eso no es cierto. La televisión es un instrumento con gran potencial educativo... el problema de este país es que esto no sucede ni con las televisiones públicas.
 
En conclusión, lo fácil es hablar de "fracaso escolar", pero la escuela no puede con todo. El fracaso es de la sociedad en su conjunto y la solución, también.
 

11 comentarios:

  1. Totalment d'acord amb tu, com sempre. La Comunitat Educativa fa aigua per tot i tots tenim la nostre part de responsabilitat, el poble, la família, els polítics, què no els interessa tenir una societat educada,volen una societat manipulable...els mitjans de comunicació, val qualsevol cosa per tenir audiència... però també fa falta què els docents s'impliquin, alguns, una mica més, estam al segle XXI i els interessos dels infants han canviat, i això els docents ho haurien de tenir en compta. Salut i força, Bon Any!!
    --

    ResponderEliminar
  2. Reflexiono en mi blog en un sentido diferente pero complementario. Yo también me haría la pregunta de qué quiere la sociedad de la escuela, qué espera de ella… Es cierto que se proyectan sobre ella delirios taumatúrgicos sobre su capacidad de transformar la realidad y en ataques de también delirio muchos de nosotros creemos que es una potente arma de transformación de la sociedad. Nos gusta creerlo. Pasan muchas horas con nosotros, pero ¿somos una real referencia para ellos o simplemente una circunstancia de obligado cumplimiento? ¿Es tan profunda nuestra influencia o es meramente superficial? Por otra parte, hay muchos tipos de escuelas que van desde las públicas con su idiosincrasia y valores hasta proyectos privados de aire libertario o clasista o religioso o nacionalista. Supongo que el que escoge una escuela en función de un ideario tiene claro qué espera de dicha escuela, pero el ideario de la escuela pública es tan abierto como la propia concepción de la democracia y se hunde en la inanidad por más que aporte factores muy positivos socialmente.

    CUMPLIR EL CURRÍCULUM, EL PROGRAMA, CONSEGUIR OBJETIVOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la apòrtación. Visitaremos tu blog!!!!

      Eliminar
  3. L'escola no pot amb tot, però tot arriba dins l'escola.D'aquest detall no ens en podem oblidar perquè hauríem de saber qui es responsabilitza de què en l'objectiu final del fet educatiu: aconseguir que reeixeixi el projecte personal de cadascú. En això tots els membres d'una comunitat hi som cridats. Gràcies per la teva lúcida reflexió Salva! Bon any!!

    ResponderEliminar
  4. Gràcies per la teva reflexió. L'escola sempre és responsabilitza, però "educa la tribu". Bon any!!

    ResponderEliminar
  5. Podemos seguir quejándonos del sistema educativo y de sus anacronías y carencias, pero a la vez podemos optar por quedarnos de brazos cruzados o empezar a hacer cambios en nuestro entorno más cercano. La colaboración familia-sociedad-escuela, o sea, la tribu, es imprescindible para lograr cambios verdaderamente significativos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pequeños cambios son muy importantes porque son la semilla que genera cambios mayores.

      Eliminar
  6. Desgraciadamente, desde hace algún tiempo, las familias tienen preocupaciones más importantes que la escuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón... para muchas, demasiasdas, familias las prioridades han cambiado en los últimos años y, desgraciadamente, la educación no se percibe como posibilidad de "ascensor" social, como compesatoria de desigualdades.

      Eliminar
  7. La escuela es un entorno. Y los profesores podrían hacer mucho más que lamentarse.
    Por ejemplo educar con el ejemplo dentro y fuera del centro. Pero no TODOS los que trabajan en un centro son MAESTROS . Muchos son solo profesores. Y eso redunda en que si no se tienen claras y se llevan a rajatabla determinados principios, de nada sirve que 3 hagan bien las cosas. Como en una familia los hijos harán lo que les dé la gana . Por que no hay un sólo camino a tomar. Es muy CANSADO no parar de repetir hay que respetarse, pero si no se hace das pie a que en algún momento sea válido no respetar. Libertad para el que sabe comportarse. Pero mientras no sea interiorizado por los discipulos no se pueden tener complejos de que voy a parecer un "dictador". Prefieren hacer de buenos amigos, "enrrollaos" o simplemente cumplir con el curriculum o quitarse el disfraz cuando salen a la sociedad. Y eso sucede por que hay pocos MAESTROS. Y muchos que han aprobado una oposición.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.
Subir